Ludus-ludere

Capture

Más que un sentido económico de la vida bien sea este maximizador, u optimizador, o minimizador; al fin al cabo un sentido de la realidad ajustado a un esquema de balances en lo que se busca es que el neto sea favorable a nosotros (lo que quiera que “favorable a nosotros” signifique), la vida debería de tener un sentido lúdico donde no importe tanto el balance final, más bien éste es totalmente irrelevante. La recompensa es el camino que recorremos y donde descubrimos a una rueda girar por primera vez, donde caerse en el barro es parte del juego y ha de ser celebrado, donde todo lo miramos como si fuera por primera vez, donde el concepto de deporte aun no lo comprendemos del todo, de hecho donde ganar o perder son caras del mismo goce, el goce de estar vivo y de ver el mundo con los ojos de un niño.

La mirada desinteresada pero curiosa de un niño nunca más es igualada por el  individuo a medida que éste crece y madura. Decía Picasso que había tardado toda su vida, se refería a su vida de artista, para volver a dibujar como un niño.

Nada se aprende mejor que jugando y nada se recuerda mejor que los juegos de la infancia donde éramos creadores y destructores de nuestras propias fantasías, de nuestros propios mundos. Luego nos ponemos serios y tratamos de hacer lo mismo pero en vez de una casa en un árbol construimos una teoría socioeconómica donde ambas terminaran cayendo por su propio peso, en vez de jugar con soldados de plomo echamos plomo con ejércitos de carne y hueso, en vez de lanzar una pelota al aire lanzamos un misil. Es aquí cuando las cosas empiezan a joderse. Sin embargo y a pesar de esto, los niños en esas ciudades destruidas por la guerra, los niños bajo regímenes negadores de la vida (y por ende del juego), los niños bajo las circunstancias más despreciables (salvo el hambre) igual encontrarán tiempo para con solo su imaginación y un par de cosas, quizás alguno que otro artefacto desechado, crearse sus propios mundos, jugar y divertirse. ¿No desafía esto cualquier sentido económico de la realidad?

Anuncios